La tristeza

Hoy me he levantado realmente cansado, por ello, mientras desayunaba apoyaba la barbilla sobre la palma de la mano y miraba al suelo añorando el regreso a la cama. Instantes después ha aparecido mi padre por la cocina, algo habitual en las mañanas, y nada mas verme me ha preguntado por qué estaba triste.

No estaba triste, tan solo cansado, pero el necesita interpretar cada uno de mis estados, cosa en la que normalmente yerra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De mi, El, Mañana. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La tristeza

  1. Marin dijo:

    Hostia Marin, que bueno. Esto promete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s